Colored and realistic gas water heater boiler composition with tools on the wall on gray background vector illustration

Tu sistema de calefacción juega un papel importante en tu hogar: te abastece de calor y agua caliente, lo que hace la vida mucho más cómoda. ¿Te imaginas ducharte con agua fría? Seguro que tiritas de solo pensarlo.

Una de las decisiones más difíciles que tendrás que tomar en tu hogar es decidir qué tipo de caldera debes elegir: caldera de gas, de gasoil, caldera de condensación, caldera eléctrica, etc.

Hoy queremos darte más información sobre los pros y los contras de una caldera eléctrica.

¿Qué es una caldera eléctrica?

En primer lugar, un poco de historia. Algunas calderas pueden usar electricidad para calentar agua y alimentar sistemas de calefacción central. La electricidad proviene de la red para proporcionar un suministro conveniente y constante.

Por lo general, se adjunta un gran tanque de agua a la caldera. En la parte inferior habrá una serie de elementos calefactores. Cuando la electricidad pasa a través de ellos, alcanzan temperaturas muy altas y el agua se calienta. Una bomba envía este agua caliente a radiadores y grifos cuando alcanza la temperatura adecuada.

La tubería también se puede conectar a un cilindro o tanque de agua caliente, que proporcionará un suministro de agua caliente suficiente para ducharte o bañarte.

También podemos definir la caldera eléctrica como un dispositivo que calienta el agua del sistema de calefacción, de modo que este último viene a alimentar los radiadores que luego transmitirán su calor a todas las estancias.

 

¿Para qué sirve una caldera eléctrica?

La principal ventaja de instalar calefacción central eléctrica es su disponibilidad para hogares que no tienen acceso a la red de distribución de gas. Esto significa que aquellos que viven en áreas donde no hay suministro de gas natural aún pueden disfrutar de un sistema de calefacción central eficiente y conveniente. La electricidad es ampliamente accesible en la mayoría de los lugares, lo que hace que la calefacción central eléctrica sea una opción viable para muchas personas.

Además, los calefactores nocturnos eléctricos son más fáciles de instalar en comparación con los sistemas de calefacción central de gas. No requieren la instalación de tuberías de gas en cada habitación, lo que simplifica el proceso de instalación. Esto es especialmente beneficioso en hogares más pequeños o donde no todas las habitaciones necesitan calefacción central, ya que se pueden instalar calefactores eléctricos independientes en cada espacio que lo requiera.

Sin embargo, es importante mencionar algunas desventajas de la calefacción central eléctrica. Una de ellas es que tiende a ser más costosa en comparación con la calefacción central de gas. Los precios unitarios de la electricidad suelen ser más altos que los del gas, lo que puede resultar en facturas de energía más elevadas. Es necesario considerar este aspecto al elegir la fuente de energía para la calefacción central.

Aunque la electricidad puede ser más costosa, es importante tener en cuenta que, al optar por la calefacción central eléctrica, es posible evitar la necesidad de tener un contrato de suministro de gas en el hogar. Esto puede significar un ahorro en términos de impuestos o alquiler asociado al contrato de gas, lo que puede representar un porcentaje significativo de la factura total de energía. Es importante evaluar estos aspectos financieros y considerar el equilibrio entre los costos de la electricidad y los beneficios adicionales de no tener un contrato de gas.

La calefacción central eléctrica es una opción conveniente para hogares sin acceso a la red de distribución de gas. Aunque puede ser más costosa en términos de precios unitarios de electricidad, ofrece la ventaja de no requerir un contrato de gas y brinda la comodidad de tener un sistema de calefacción central en el hogar. Al tomar una decisión, es recomendable considerar cuidadosamente los costos y beneficios asociados, así como las necesidades y características específicas de cada hogar.

 

¿Cuáles son las ventajas de una caldera eléctrica?

La elección de este tipo de caldera tiene muchas ventajas frente a otros tipos de combustible. Definitivamente vale la pena considerarlos todos.

Eficiencia

Lo importante a recordar acerca de las calderas eléctricas es que no producen gases residuales. Esto significa que no hay pérdida de calor, lo que mejora la eficiencia. Muchos modelos son dispositivos 99% eficientes, que funcionan con gas y biocombustibles.

Mejor para el medio ambiente

Otra ventaja de la ausencia de gas residual es que las calderas son mejores para el medio ambiente. No liberan nada de esta contaminación. Las calderas de gas tienen tecnología de condensación que permite reutilizar el gas en lugar de desperdiciarlo. Desafortunadamente, esto produce una sustancia peligrosa que debe eliminarse. Las calderas eléctricas no generan ese tipo de residuos que dañan el medio ambiente.

Ahorro de espacio

Las calderas eléctricas no necesitan que exista un escape para expulsar los gases. Como resultado, se pueden colocar en muchos más lugares dentro de una propiedad. No se necesita depósito de combustible, las unidades suelen ser más pequeñas.

Instalación más barata

Es más fácil conectar una caldera eléctrica a la red que instalar una nueva línea de gas. Por lo general, se requiere un poco de cableado adicional. Como resultado, la instalación de la caldera suele ser más económica.

Más seguro

Las fugas de gas en las calderas eléctricas no suponen ningún problema, ya que no consumen combustible. Además, no crean monóxido de carbono. Esto significa que tu seguridad y la de tu familia está más asegurada.

Fácil mantenimiento

El único mantenimiento real que necesita realizar en este tipo de caldera es limpiar el tanque periódicamente para eliminar cualquier residuo traído con el agua. No hay residuos para limpiar. Esto también debería conducir a menos reparaciones de la caldera.

 

¿Cómo funciona una caldera eléctrica?

 

¿Qué modelo de caldera eléctrica elegir?

Casi todas las calderas modernas son calderas de condensación de Clase A, por lo que si compras una nueva, puedes estar seguro de que será eficiente. Y en términos de ahorro de dinero, no hay mucha diferencia entre una caldera de alta eficiencia con clasificación A y otra.

La elección de la caldera adecuada para ti depende de tu situación particular: el tamaño de tu hogar, la cantidad de agua caliente utilizada y el tipo de combustible al que tienes acceso.

 

¿Cómo hacer que la caldera eléctrica sea más eficiente?

¿Te ha parecido interesante el artículo? Sí necesitas instalación o reparación de calderas eléctricas ponte en contacto con nosotros aquí.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas ayuda? Horario: L-V de 9-14h.
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?