Estás en pleno mes de agosto con un calor insoportable y de un momento a otro tu aire acondicionado se estropea… Es Ley de Murphy. Pero, en realidad cuando un aire acondicionado se estropea definitivamente es que lleva mandándonos mensajes meses. Y lo peor de todo es que si hubiésemos hecho caso a esos avisos, seguramente podríamos haber solucionado el problema con una reparación menor.

La mayoría de las veces cuando hablamos de grandes averías, el aire acondicionado comienza con pequeños signos que muchas veces ignoramos, y que finalmente terminan culminando en un gran problema, uno que podría necesitar una reparación mucho más costosa, o incluso tener que comprar otro aparato de aire acondicionado.

Antes de llegar a ese punto en el que te quedas sin aire acondicionado en pleno mes de agosto, sudando con 40 grados a la sombra, hay que revisar tu sistema de aire acondicionado, y preguntarse ¿es hora de reparar o cambiar mi sistema de aire?

A continuación vamos a hablar de esos signos reveladores de una reparación inminente del aire acondicionado:

Señales de advertencia de que tu aire acondicionado necesita reparación:

 

El aire acondicionado no enfría correctamente

La mayoría de las veces, sabemos cuándo la unidad de aire acondicionado deja de enfriarse correctamente. Es lo primero que notas cuando algo no va bien. Hay situaciones que pueden surgir, por ejemplo, tu aire acondicionado podría estar funcionando, pero no sale aire frío o tarda un tiempo excepcionalmente largo para enfriar la habitación. Hay varias razones por las que pueden surgir estos problemas, que van desde que tu aire acondicionado no tenga suficiente refrigerante o demasiado o que sus filtros de aire estén sucios; la razón podría deberse a que es imperativo que un profesional revise tu aire acondicionado, y te indique si tu sistema necesita una reparación.

 

Fuga de agua

Este es un problema bastante común y mucha gente lo ha experimentado. A veces, es posible que veas que las gotas de agua gotean del propio aire acondicionado o del techo. Esto generalmente sucede si la línea de drenaje se obstruye. Desde una pendiente de drenaje que no está diseñada correctamente, hasta que las tuberías de condensación se bloqueen junto con los filtros de aire debido a la suciedad y los escombros excesivos. En estos casos es importante actuar rápido, para que no haya más daños en las paredes o en el propio aire acondicionado. Llama a un profesional para que repare el aire acondicionado lo antes posible.

 

Ruidos extraños

Generalmente, el sistema de aire acondicionado no debe hacer demasiado ruido. Por supuesto, no puede ser absolutamente silencioso, sin embargo, si notas que hay un sonido extraño que emana de tu unidad de aire acondicionado, es mejor que te preocupes si oyes golpes, chasquidos, zumbidos, etc. Por ejemplo, normalmente se produce un golpeteo si hay una pieza rota en el interior o, en algunos casos, es posible que tu compresor necesite un reemplazo.

De manera similar, el sonido chirriante generalmente ocurre cuando el ventilador han comenzado a funcionar mal. Cada sonido puede atribuirse a un tipo diferente de problema y un sonido injustificado significa seguramente que la reparación del aire acondicionado es necesaria. Es mejor que no demores un chequeo de rutina cuando comiencen a ocurrir ruidos extraños para que el problema no se agrave.

Ciclos cada vez más cortos

Generalmente, cuando una unidad de aire acondicionado puede enfriar la temperatura a la temperatura deseada en el termostato, el compresor se apaga solo. Esto se conoce como ciclo. Ahora bien, si notas que tu unidad de aire acondicionado se enciende y apagar con frecuencia, esto podría significar un problema. Cuando surge un problema de este tipo, puede afectar drásticamente la forma en que se mantiene la temperatura de tu espacio, esto significa que terminará causándote molestias y, además, podría ejercer una presión innecesaria en tus facturas de servicios públicos y podría llegar una factura de electricidad bastante elevada. Este encendido y apagado frecuente  pueden ejercer una presión innecesaria sobre tu aire acondicionado, lo que podría provocar más problemas que podrían ser bastante costosos de reparar. Por lo tanto, abórdalo a tiempo.

Olores desagradables

A nadie le gusta ese olor húmedo, mohoso y parecido a un calcetín en la habitación. Esto generalmente ocurre cuando hay mucha humedad fuera de la vivienda o el espacio. Las ciudades costeras, sobre todo, saben lo que es vivir en un clima húmedo. Los olores desagradables generalmente comienzan a emanar cuando el aire acondicionado no puede drenar la humedad que ha eliminado de la habitación. Este agua residual estancada que no se drena correctamente generalmente termina siendo la razón por la que tu aire acondicionado emite olores extraños. Aunque este es un caso aparentemente sencillo, a veces el problema puede deberse a causas más complicadas relacionadas con los conductos. Cualquiera que sea el verdadero origen de los olores, es imperativo que realices la reparación de tu aire acondicionado en en el momento en que empieces a percibir esos olores extraños.

Por lo tanto, si eres testigo de alguno de estos signos antes mencionados, es mejor que programes una reparación de aire acondicionado con Toolydo y luego decidas si tu unidad necesita reemplazo o una reparación. Programa una cita con Toolydo. Posponer el llamar a un técnico con estos síntomas, significa que el problema podría empeorar, y ​​algo que podría haberse solucionado fácilmente y en poco tiempo terminará costando mucho más y alargándose en el tiempo. Por lo tanto, a la primera advertencia, revisa tu sistema de aire acondicionado.

 

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *