Te damos 9 consejos de seguridad relacionados con el gas para que tanto tú como tu familia estéis a salvo contra el monóxido de carbono.

 

1. Revisa tu caldera de gas anualmente.

Dependiendo de tu caldera y los años que tenga será obligatorio pasar una revisión cada uno o dos años. Puedes alargar la vida útil si se detecta a tiempo cualquier fallo o avería; pero sobre todo es por salud. No te pongas en riesgo ni expongas a los tuyos retrasando estas revisiones. Nosotros tenemos un contrato de mantenimiento mensual que puede interesarte.

 

2. Asegurarte de que el técnico que acude a tu domicilio es un profesional acreditado.

Hay muchas personas que hacen reparaciones y que no están certificados. No te fíes de aquellos técnicos que no quieran hacerte factura.

Para poder realizar la reparación o mantenimiento de la caldera, el personal técnico deberán acudir a su instalación con carnet certificado por el Ministerio de Industria y estar en posesión de un número de ITE.

En nuestro caso, el número de ITE es el 4129.

 

3. Desconfía de los técnicos que quieren trabajar a espalda de su empresa.

Por ejemplo llamas a tu compañía de seguros y el técnico que viene te propone hacer la reparación “por su lado”. Esto puede salirte muy caro porque seguramente no te ponga las mejores piezas y no estarás cubierto si sucede cualquier cosa.

 

4. Denunciar a cualquier persona que sospeches que trabaja ilegalmente.

Insistimos sobre este tema porque nos parece muy importante. Debes de asegurarte que las empresas que contactan contigo tienen un certificado oficial. El trabajo en la instalación y reparación de calderas requiere mucha formación y un alto grado de especialización.

 

5. Antes de mudarte de casa, haz que prueben tus electrodomésticos.

Es importante conocer en qué situación se encuentra tu caldera (y otros electrodomésticos) antes de firmar la compra o el alquiler de una nueva casa. Pregunta cuándo se ha pasado la última revisión del gas y cuántos años tiene la caldera.

 

6. Estos son los síntomas de la intoxicación por monóxido de carbono.

Conocer estos síntomas puede salvarte la vida:

  • Dolores de cabeza
  • Mareos
  • Náuseas
  • Disnea
  • Solapso o pérdida de conciencia
  • Síntomas que desaparecen o mejoran cuando sale de casa y regresa cuando regresa
  • Otras personas (y animales) que experimentan los mismos síntomas al mismo tiempo

7. ¿Qué hacer si notas síntomas de intoxicación por monóxido de carbono?

Ante una posible intoxicación por monóxido de carbono es muy importante actuar rápido. Estos son los consejos más importantes:

  • Abrir las puertas y ventanas y respirar aire fresco.
  • Apagar cualquier aparato de gas
  • Salir de la casa
  • Acudir a su médico de inmediato o ir al hospital; infórmales lo antes posible de que sospechas de envenenamiento por monóxido de carbono
  • Llama a tu compañía de gas si crees que hay algún peligro de que la caldera pueda incendiarse o explotar.

 

8. Comprobar de forma habitual si hay señales de advertencia o testigos en las pantallas que informen de que tu caldera no funciona con normalidad

Señales como por ejemplo que el fuego que sale de tu cocina de gas sea amarilla o anaranjada. El gas debería ser siempre azul.

Otra señal que hay que detectar es si existe hollín o marcas negras o manchas alrededor de los aparatos de gas.

Las luces de los pilotos se encienden y apagan con frecuencia.

Hay mucha condensación de agua en las ventanas.

 

9. Poner una alarma sonora de monóxido de carbono.

Las alarmas de monóxido de carbono son muy discretas y son fáciles de instalar. Asegúrate de que la alarma que compres tenga algún distintivo de homologación europeo.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *